Víctor lleva más de siete años como embalsamador

Un buen día Víctor decidió acudir como ayudante de embalsamador y le gustó tanto que decidió quedarse, ahora lleva más de siete años en esta actividad de preparar y maquillar cadáveres.
Parece una actividad muy poco común, pero víctor prefiere no pensar en eso, y mejor concentrarse en embellecer a una cadáver y presentárselo a la familia de la mejor manera posible.
Hay que verlo con respeto, esa es la clave de todo, para despojarse de posibles morbos insanos.
De su oficio mejor no habla con sus amigos o conocidos, para evitar cualquier tipo de pregunta insana que lo lleve a hablar de sus actividades.
Victor ve con solemnidad su trabajo, ya que los muertos fuern hijos, hermanos, padres, que tiene una familia que desea recordarlos de la mejor manera.
De día o de noche, Victor prepara los cadaveres, porque aquei no hay historias d eterror ni fantasmas, es un oficio para el que se preparo y el miedo es solo una cuestión mental.
Victor es un vivo que vive de los muertos y sabe qué: le encanta su actividad.

ROSA MARÍA MENDEZ