Químico utilizado en productos plásticos puede causar sobrepeso

Seguramente te preguntarás qué son los ftalatos, pues resulta que estos químicos son los más usados en el mundo para ablandar el plástico utilizado en juguetes, automóviles, articulos para el hogar y desde luego, botellas y recipientes para almacenar alimentos. Pero no sólo eso, estos químicos también se usan en productos de belleza, lociones, cremas y en las fragancias para que el aroma dure más, así que constantemente estamos en contacto con ellos…

El problema con los ftalatos, según revela el Centro de Investigación Medioambiental Helmholz (UFZ) de Leipzig, Alemania, radica en los compuestos químicos que utilizan para darle flexibilidad a los plásticos, los cuales afectan el metabolismo, el sistema hormonal y benefician el aumento de peso.

Hasta ahora no se había investigado cómo este químico afecta en el proceso metabólico, pero gracias a su estudio, se reveló que las cifras de sobrepeso son alarmantes y con ello, el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, inflamación crónica o incluso cáncer.

Los ftalatos pasan fácilmente en el organismo a través de la piel o la dieta, especialmente con el consumo de productos grasos como queso o salchichas. Y debido a que constantemente estamos en contacto con ellos, incluso pueden afectar al feto en caso de un embarazo.

De hecho, los investigadores de Leipzig encontraron que los ratones que consumieron agua con ftalatos – especialmente las hembras – aumentaron considerablemente su peso. Bajo la influencia de los ftalatos, la proporción de ácidos grasos instaurados en la sangre aumentó y se interrumpió el metabolismo de la glucosa.

Sigue estos consejos y evita lo más que puedas estar en contacto con los ftalatos:

1. Usa botellas de agua o recipientes para guardar alimentos de cristal o acero inoxidable en lugar de plásticos, siempre que puedas.

2. Cuando compres recipientes o botellas de plástico, busca productos que estén etiquetados como “libres de ftalatos”.

3. Revisa la parte de abajo de las botellas de plástico en busca del número de reciclaje y escoge aquellas etiquetadas con los siguientes números, que por lo general se consideran más seguras: 1, 2, 4, ó 5. Evita aquellas etiquetadas con: 3, 6 y 7.

4. Desecha productos de plástico como botellas y tazas que estén gastadas o rayadas.

5. No pongas en el microondas alimentos o bebidas en recipientes de plástico o bajo envolturas de plástico (las altas temperaturas causan que los productos químicos sean extraídos del plástico).

6. Cuando compres alimentos como queso o carne envuelta en plástico, corta o ráspale una capa delgada antes de servirla.

7. Cuando pintes o uses otros solventes, asegúrate que el espacio esté bien ventilado.

8. Procura comprar cortinas de baño, impermeables (gabardinas), muebles de jardín y materiales de construcción que no tengan vinilo.

9. Evita los desodorantes ambientales. La mayoría de éstos (aun si tienen la etiqueta “libres de fragancia”) contienen ftalatos. En lugar de eso, abre las ventanas o usa un aromatizante natural.

10. Limpia frecuentemente con un trapeador mojado tus pisos y limpia con un trapo las superficies.