¿Embarazo en hombres? Ciencia cerca de hacer realidad el transplante de útero

Una de cada cinco mil  mujeres nace con ovarios, pero no con el útero. Esto significa que estas mujeres jamás podrán soñar con concebir un hijo, después de todo, sólo las mujeres están en la capacidad de dar a luz a otro ser humano, o bueno, por lo menos eso era lo que se creía hasta el momento.

La clínica Cleveland, de Estados Unidos, anunció que se encuentra desarrollando una técnica quirúrgica para realizar un trasplante de útero temporal. Los expertos creen que serán capaces de suplantar con éxito, el útero en las mujeres que no lo tienen o en los casos en que presentan un problema.

Las mujeres que se someten a este procedimiento saben lo peligroso que es, pues una vez implantado el útero, deben tomar de por vida medicamentos que pondrán en riesgo su embarazo. Por lo tanto, los expertos están considerando esto como un trasplante temporal; después de un máximo de dos embarazos, el útero sería eliminado del cuerpo de la mujer, y esta podría dejar la medicación.

En este momento han sido ocho mujeres las que han pasado por el filtro de candidatos al procedimiento. “Todas las personas que han acudido a nosotros están informadas sobre los riesgos y beneficios que tiene el procedimiento, por eso le damos tiempo suficiente para pensar si desean continuar con el procedimiento o si desean desistir. Nuestro trabajo es hacer que el trasplante sea lo más seguro y exitoso posible”; explicó el doctor Andreas Tzakis al diario The New York Times.

Hombres con posibilidad de embarazo

Un equipo de expertos había creado la hipótesis de que los hombres podrían conseguir un vientre trasplantado y así dar a luz un hijo, y para nuestra sorpresa, el mundo científico ratifico de que esto sí podría ser posible.

Obviamente, el procedimiento sería mucho más complejo que con las mujeres. Se propuso que lo más apropiado sería empezar a implementarlo con hombres transgénero, pues aunque nacerían en un cuerpo de hombre, este se encontraría más adecuado para lidiar con todas las complejidades.

El procedimiento en hombres resulta más complejo, pues primero que todo se debe crear un canal vaginal y remodelar toda la estructura de la pelvis para preparar el cuerpo para el embarazo. Al mismo tiempo, sería necesario hacer uso de la regulación hormonal a través de medicamentos que ayudarían al cuerpo a soportar los cambios que ocurren durante el embarazo.

En esta cirugía, tanto mujeres como hombres, sólo se someterían a la implantación de un útero  que no tendría una conexión con las trompas de Falopio. Por lo tanto, todo el procedimiento sería muy similar a la fertilización in vitro, con la posterior implantación del embrión.

Sobra decir que quien piense someterse a dicho procedimiento, debe estar preparado a muchas complicaciones, y a costos muy elevados en el procedimiento.